jueves, 13 de julio de 2017

Cartas desde mi molino, de Alphonse Daudet

 Hace unos meses decidí hacer la maleta e irme a París durante dos semanas: para aprender algo de francés y, por qué no, creerme bohemia. En el curso de francés que hice durante el que recordé los tiempos del colegio me hablaron de las Cartas desde mi molino: una recopilación de cuentos de la Provenza que eran, en teoría, fáciles de leer. Ni corta ni perezosa, no sé si para leer o como souvenir, lo compré en la librería de la esquina. Creo que la profesora tenía razón: es fácil, porque con mi nivel he conseguido entender bastante sin abusar del diccionario. Pero para leerlo sin peligro de perderos la mitad, yo creo que necesitáis un B1, nivel que yo no tengo ni de lejos. 

jueves, 6 de julio de 2017

El mal de Portnoy, de Philip Roth


Cuando hace unos meses anunciaron que Bob Dylan había sido premiado con el Nobel de Literatura no pude evitar sorprenderme y, antes de emitir un juicio, preguntarme qué otras opciones había. De los autores más nombrados como candidatos sólo había leído a Murakami, que no me gusta, así que me faltaban argumentos (como a tantos otros, hayan apoyado o no la decisión), para hablar del tema. Decidí leer más posibles Nobeles, y empiezo con Philip Roth: como Dylan es estadounidense, escribe en inglés y es judío, y algunos dijeron que dárselo a Dylan era más cómodo que premiar a Roth. Aquí os hablo de El mal de Portnoy, la obra que le hizo famoso: un monólogo de Portnoy con su psicoanalista muy explícito donde Roth habla de los judíos estadounidenses.

martes, 20 de junio de 2017

Romancero gitano, de Federico García Lorca (editado por Mil Coeditores)


Cubierta del libro (ilustración de Fernando Vicente)
Hace tiempo un amigo me propuso ser mecenas: así, con estas palabras. En la página de crowdfounding de Verkami leí que el grupo Mil Coeditores (asociación de más de doscientos artistas entre los que se encuentra La d muda) se disponía a editar el Romancero gitano de Lorca, ilustrando sus poemas, y que yo podía participar en el proyecto. No me resistí, y hace poco pude por fin ver el resultado: un libro precioso, por el texto y por la cuidada edición, que espero sea sólo el primero de nuevos proyectos y colaboraciones. 

lunes, 12 de junio de 2017

Paradiso, de José Lezama Lima

Como tantos otros, llegué a Paradiso de la mano de Julio Cortázar. En su La vuelta al día en ochenta mundos invita a su lectura, elogiando el trabajo de Lezama Lima, y yo, como tantos otros incautos, tras leer a Cortázar pedí como regalo de cumpleaños Paradiso. La dedicatoria data del 2004, cuando abandoné la lectura por compleja, y trece años he tardado en retomarla. Paradiso apareció hace poco en una lista como ejemplo de libro con fama de aburrido, al lado de Moby Dick y El Quijote. Verlo entre obras de ese calibre me animó a rescatarlo de su abandono temporal, y esta vez lo devuelvo a la estantería habiendo cumplido. Creo que es un error leerlo sin conocer la lírica de Lezama, y también llegar a él por Cortázar, pero pese a su dificultad, esta vez pude apreciar los motivos de su elogio. 

lunes, 5 de junio de 2017

Llamémosla Random House, de Bennett Cerf

Esta autobiografía es muy, muy recomendable para amantes de la literatura y de los libros en sí. Ha llegado a nuestras manos por el boca a boca y después de terminarlo, los que lo recomendaban tenían razón: es perfecto para quienes aman leer y además sienten curiosidad por todo lo que envuelve a un gran libro, por el proceso por el que llega al lector la idea de un escritor. Además, permite conocer un oficio, el del editor, del que muchas veces sólo se tiene noticia para mal. Bennett Cerf explica cómo su trabajo puede ser clave para que un libro mejore desde el manuscrito a la imprenta y se convierta en un éxito de ventas. Pero lo bueno es que no se queda aquí: Cerf, que fundó una editorial gigantesca casi de la nada, además de un gran hombre de negocios era un excelente lector. Empezó en el oficio porque le gustaba. Y le siguió gustando hasta el final de sus días.

martes, 30 de mayo de 2017

Cuentos, de Antón Chéjov


Como parte de la preparación para las vacaciones, he vuelto a leer a uno de los grandes rusos, Chéjov, esta vez en forma de cuentos. Si, como yo, os interesáis por el género no sólo como lectores sino como escritores aficionados, Chéjov es un imprescindible cuya influencia llega hasta nuestros días. Con una producción monumental, consiguió no repetirse, y gracias a esta antología yo ahora también tengo „mis“ cuentos preferidos de Chéjov.

lunes, 15 de mayo de 2017

El topo, de John Le Carré


Un día de lluvia vi El topo con un amigo, película que llevaba siglos en mi disco duro pero que nunca había visto. A los dos nos gustó mucho, por lo que mi amigo me regaló estas navidades la novela de John Le Carré en la que está basada. He tardado en leerlo, con la esperanza de olvidar muchos detalles de la película para hacer la lectura más interesante, y he de decir que la historia me ha vuelto a enganchar.