martes, 18 de septiembre de 2018

Firmin, de Sam Savage


Un blog que se llama Ratas de biblioteca tenía que publicar en algún momento un post sobre Firmin, la autobiografía de una rata lectora de Boston. Eso pensó un amigo, que se autodenomina Ratón en la sombra, y que fue quien me dejó el libro, sugiriendo que Firmin bien pudiera haber sido colaborador de este nuestro blog... si hubiera podido escribir por sí mismo.

Totalmente recomendable para cualquier rata de biblioteca.

martes, 4 de septiembre de 2018

Clavícula, de Marta Sanz

Cada día soy más de clásicos pero de vez en cuando alguna novedad me entusiasma: es el caso de Clavícula, de la española Marta Sanz. No es una novela, sino una especie de diario, construido a través de pequeños fragmentos cotidianos que tocan muchos temas, conectados por el hilo conductor del sufrimiento físico, de la conciencia del propio cuerpo.

miércoles, 29 de agosto de 2018

Todo esto te daré, de Dolores Redondo

Todo esto te daré ganó el Premio Planeta en 2016. Tenía ganas de conocer a la autora de la Trilogía del Baztán, pero no me apetecía leerla con una saga que me obligara a comprometerme con más de un libro. Por este motivo me decidí por Todo esto te daré, una novela policiaca ambientada en Galicia y donde nada es lo que parece. Aunque me ha entretenido, parece una novela negra de manual, y hay personajes que son demasiado planos. Claro, por eso al final todo encaja.

miércoles, 22 de agosto de 2018

Zorba el griego, de Nikos Kazantzakis

Me leí La última tentación de Cristo, y me quedé con ganas de volver a leer a Kazantzakis, con el libro que fuera. En una librería me asaltó Zorba el griego, y pensé que sería una buena lectura. El tema es parecido: la lucha del alma y el cuerpo, las distintas formas de vivir la vida y buscarle el sentido, pero con dos personajes en vez de sólo uno. Me ha gustado bastante, la verdad, por el conflicto que presenta, pero menos que La última tentación de Cristo. Ahora me queda pendiente ver la película y el baile de Anthony Quinn.

martes, 14 de agosto de 2018

Winnetou (I), de Karl May


Conocí la existencia de Winnetou en Geislingen, donde una amiga me explicó que Karl May era un ecritor de lecturas juveniles alemán un poco pasado de moda. Sin saber muy bien qué leer en idioma teutón, recordé aquella conversación durante el fin de semana y probé con Winnetou, primer tomo, un libro sobre el lejano oeste. Entendí por qué su lectura ya no se lleva.

domingo, 5 de agosto de 2018

Libro de versos de Álvaro de Campos, de Fernando Pessoa

Tras Bernardo Soares y Alberto Caeiro, los heterónimos que ya conocía de Fernando Pessoa, busqué una obra para leer de Álvaro de Campos. De Campos es el heterónimo de Pessoa más conocido, y también quizá el más prolífico. Su vida y su muerte fueron imaginadas por el autor, y hasta su literatura y su temática evoluciona a lo largo de su „vida“. Tanto escribió y tan distinto, que fue difícil decidirme por una obra. Pero los Reyes Magos me trajeron una Antología de Visor de Poesía (en versión bilingüe) que, con mil páginas (quinientas en realidad, pues los poemas aparecen duplicados en los dos idiomas), ha resultado ser una maravilla.

domingo, 22 de julio de 2018

Cinco razones para leer 'Fortunata y Jacinta', de Benito Pérez Galdós


Fortunata y Jacinta es la obra maestra de Pérez Galdós y una de las novelas más importantes de la literatura español. Pero, como El Quijote, muchas veces queda a la espera, sin ser leído, por pereza, por su extensión, porque no hay tiempo... El verano es el momento perfecto para lanzarse a leer un gran clásico: ¿por qué no éste? Os damos cinco razones: