domingo, 22 de julio de 2012

Los Miserables, de Víctor Hugo

Leí Los Miserables hace muchos años y, a día de hoy, sigue siendo uno de mis libros preferidos. Supongo que porque fue uno de los primeros „clásicos“ que leí, y porque decidí leerlo por iniciativa propia, sin que nadie me lo recomendara. También porque es el libro más largo que he leído nunca y de los que más tiempo me ha llevado leer: mis Míseros se convirtieron en asiduos compañeros de viaje durante varios meses. Porque tras tantas páginas conocía perfectamente a todos los personajes, y también al viejo París. Los Miserables se merecen una entrada de honor en nuestro blog porque gracias a libros como éste me gusta leer.


Víctor Hugo publicó Los Miserables, su obra maestra, en el año1862. Escribió esta novela desde el exilio al que se vio obligado tras el Golpe de Estado de Napoleón III, y del que no volvió hasta el año 1870 en que se proclama la Tercera República en Francia. Víctor Hugo no es sólo uno de los novelistas más importantes de la literatura francesa y universal, si no que también fue un político e intelectual reconocido en su país. Defensor de la democracia y de la abolición de la pena de muerte, fue un adelantado a su época en la que defendía la creación de los Estados Unidos de Europa cuando esa idea parecía una locura.

El contexto histórico en el que se desarrolla Los Miserables es anterior. El libro arranca en el año 1815, cuando el preso Jean Valjean, tras 19 años de trabajos forzados, recobra la ansiada libertad. Marcado por su condición de expresidiario, encuentra cerradas todas las puertas a las que llama en busca de alojamiento. Todas menos una: la del obispo Myriel. Éste le invita a cenar y le ofrece cobijo en su casa dando una muestra de confianza y fe en su reinserción. Pero Jean Valjean, aprovechando que todos duermen, roba la cubertería de plata del obispo y se marcha de allí. Más adelante, al ser detenido por la policía, cuenta que el mismo obispo le ha regalado esos objetos. Al volver a casa del obispo para comprobar la veracidad de los hechos, el obispo no sólo dice que sí, que le regaló la cubertería de plata, si no que le da también los candelabros de plata afirmando que se los dejó olvidados. El tratamiento que Jean Valjean recibe del obispo le impresiona totalmente, pero eso no le impide delinquir una vez más, algo que por su condición de expresidiario le podía condenar a cadena perpetua. El arrepentimiento que sufre al hacerlo, tras haber recibido la confianza del obispo en que no volvería a pecar nunca más, le lleva a decidir enterrar su pasado como Jean Valjean y convertirse en el señor Madeleine, dueño de una fábrica y alcalde de la ciudad de Montreuil-sur-Mer.

El resto de los personajes de la obra son Fantine, su hija Cosette, Marius, los Thenardier y el comisario Javert, antagonista del libro que, en nombre de la ley en la que cree a ciegas, persigue a nuestro protagonista para que pague por los delitos cometidos, sin importarle que Jean Valjean se haya convertido en un hombre justo. En la compañía de estos personajes el autor nos presenta la sociedad francesa del siglo XIX, llena de desigualdades, centrándose en las capas pobres y explicando cómo viven los miserables. Esos miserables que deciden montar barricadas y luchar por una República en Francia en los años treinta que les dé la libertad, esos miserables que lucharon por una utopía que terminó convirtiéndose en realidad.

En el libro se habla de mucho más. En más de mil páginas Víctor Hugo tiene espacio para todo, pero los principales temas de la obra son los dos que ya he mencionado: la lucha de Jean Valjean por la reinserción, buscada a raíz de la confianza demostrada por el obispo convencido de que el hombre es bueno, y la revolución, la lucha por los ideales de libertad y democracia que lleva a jóvenes a jugarse la vida por conseguir un mundo más justo. Dos temas que en su momento me parecieron lejanos, porque la reinserción de los presos ahora sí es posible y porque ya nadie se juega la vida en Europa en nombre de un ideal, porque ya no hace falta, porque ya somos libres y vivimos en países democráticos donde nuestros derechos están garantizados. ¿O no?

Me niego a recomendar un libro tan largo a nadie: que lo lea quien se atreva. Eso sí, si os ponéis no tiréis la toalla cuando Víctor Hugo se recree hablando de la economía doméstica del obispo Myriel, ni cuando describa detalladamente la batalla de Waterloo. Seguid adelante: se lo perdonaréis cuando lleguéis a los capítulos siguientes, donde la trama se hace mucho más fácil de seguir. Si no tenéis humor para un libro de ese tamaño poneos con la película, la serie o el musical, hay adaptaciones para todos los gustos y la historia es tan buena, que es difícil contar mal la vida de Jean Valjean.

Os dejo una frase de su autor que he encontrado por ahí:

„El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad“.
Por un futuro lleno de oportunidades. Por un futuro que sea nuestro. Por un futuro donde nadie se plantee la posible vigencia de libros como éste.

Ratita de laboratorio

16 comentarios:

  1. Me recordó a algo esta entrada y, buscando, di con un comentario de alguien en facebook que coincide (bastante) con lo contado este texto. No me cabe duda de que el original es el de este blog (muy interesante, por cierto), y como las normas sociales también existen en la red, y hay que respetarlas, aquí está el enlace:

    https://www.facebook.com/juanate.gilfalcon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola jaime! muchas gracias por el aviso, y por leernos! no imaginaba que mi entrada fuera tan buena como para que alguien se molestara en copiarla, jejeje! Estoy intentando verle el lado bueno al asunto, pero como tú bien dices, hay cosas que, sencillamente, no se hacen. un abrazo y visítanos de vez en cuando!

      Ratita de laboratorio

      Eliminar
  2. Yo he visto también esto que ha pasado con tu post. Es una lástima que la gente se crea con algún tipo de derecho para tomar palabras que son de uno para hacerlas suyas sin más engañando a los que la leen ( porque esta mujer parece tener muchos seguidores en su página para ofrecerles algunos servicios remunerados de coaching ) y lo primero que dice esta disciplina es que uno debe ser uno mismo. Muy buen post, muy noble tu actitud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Óscar! Pues sí, es una pena, pero supongo que es el riesgo que se corre en Internet, cuando todo el mundo tiene acceso a lo que uno escribe. Como bien dices, hay algunos que toman palabras de otros para hacerlas suyas, pero yo creo que hay muchos más que no lo necesitan porque tienen las suyas propias. Muchas gracias por seguirnos y hasta la vista!

      Ratita de laboratorio

      Eliminar
  3. TODAVÍA RECUERDO EN VENTAS CUANDO NO ERAS MAS QUE UNA CRIA,ACABANDO EL ÚLTIMO CAPITULO DE ESTE LIBRO,Y LOS LAGRIMONES QUE SE TE CAÍAN,ESTA ES UNA DE LAS COSAS POSITIVAS Y MARAVILLOSAS QUE TIENE LA LECTURA,LA REVOLUCIÓN DE SENTIMIENTOS QUE ALGUNAS OBRAS TE PROVOCAN,Y DE LAS QUE APRENDES A TENER UNA VISION DIFERENTE ANTE LA VIDA.MUY BUENO VUESTRO BLOG,RATITAS,DESDE HOY ME PROCLAMO SEGUIDOR VUESTRO ;)

    ResponderEliminar
  4. Capita de Batman!!!! yo también me acuerdo!! la verdad es que era una escena digna de ver... entre lo pequeña que era y lo grande que era el libro... daba penita verla llorar así... pero impresionaba ver la manera en que se había metido en la historia... Qué ilusión tu visita!! Bienvenido a nuestra biblioteca!

    ResponderEliminar
  5. Batman en persona!! que me emociono!! sí, es verdad, si alguien puede dar fe de que ese libro me marcó fuiste tú... no sé si gracias a verme así te dieron ganas de leerlo o se te quitaron de repente, pero después de tanto tiempo leyéndolo la verdad es que terminas conociendo muy bien a los personajes y echándolos de menos después!! Bienvenido al blog! :)

    ResponderEliminar
  6. Estoy empezando a leer los miserables, voy en el libro segundo de la primera parte, apenas empiezo a conocer a Jean Valjean, estoy leyendo la edición de "sepan cuantos" de Porrua, el libro me menciona mucho una ciudad que el denomina "D.", dice que M. Miryel vivía en D. y fue ahí donde conoció a Jean Valjean, cuando dice ciudad D. ¿a que se refiere? ¿que ciudad? es la abreviación de alguna ciudad?. No me atrevi a leer toda tu entrada por miedo a que me revelarás algo pero cuando acabe el libro te leeré (:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Según la wiki (que, supongo, tpc quieres leer hasta acabar el libro), la ciudad es Digne.

      Una de nuestras normas es no contar nunca el final de los libros en las entradas pero, obviamente, algunas cosas se cuentan. Yo llegué a este libro a través de la película y el hecho de saberme la historia no hizo que me gustara menos el libro (donde, además, se cuenta mucho más).

      Espero que disfrutes de la lectura y que nos cuentes tu opinión cuando lo acabes. Y, como digo en la entrada, no lo dejes aunque algunos trozos se hagan pesados de leer: merece la pena seguir!

      Gracias por leernos!

      Eliminar
  7. Yo he empezado a leer este clásico (era una de mis lecturas pendientes) y de momento me está gustando mucho. Además ahora con la película esta magnífica historia ha vuelto a la actualidad. De momento puedo decir que recomiendo el libro! Además, en Casa del Libro tienen descuentos como éste que animan a comprarlo! http://www.memimo.es/casa-del libro/coupon/consigue-titulos-como-los-miserables-al-5-de-descuento/485
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carla! Muchas gracias por tu consejo!

      Nosotras, como buenas ratitas, preferimos recomendar bibliotecas y el préstamo entre amigos. eso sí: siempre con vuelta, que los libros se devuelven (aunque muchos digan lo contrario).

      Un abrazo!

      Ratita de laboratorio

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  9. Me acabo de terminar el libro y me ha encantado. Sí, yo también he llorado en el último capítulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esther, me alegro de que te haya gustado! Muchas gracias por leernos!

      Eliminar
  10. ta chida la obra he deverian verla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, está muy bien! gracias por seguirnos!

      Eliminar