domingo, 12 de septiembre de 2021

Panza de burro, de Andrea Abreu

Panza de burro es un éxito editorial de 2020, que alarga su sombra sobre 2021. Quería leerlo por lo que había escuchado sobre él: que era innovador, que rompía las reglas del lenguaje, que se saltaba todas las normas. Y me extrañaba la falta de críticas negativas. Supongo que las habrá, pero al leer la obra de Abreu lo he entendido: con su forma de escribir demuestra un control de las letras que ya nos gustaría a muchos tener, porque rompe en su justa medida, y el lenguaje utilizado queda natural y no forzado. Si además se utiliza en una novela de iniciación, que narra el final de la niñez, el resultado es perfecto.